miércoles, 21 de enero de 2009

Pómac

Nuestra policia está llena de defectos, como nos recuerda hoy J.A. Godoy. El soborno menudo del policia de a pie es el reflejo de la corrupción arriba, de la falta de respeto a sus propios, proclamados ideales. El maltrato cotidiano que inflingen a los ciudadanos es reflejo del maltrato que reciben de sus superiores y de los poderosos, sea como maltrato efectivo, sea como descarada exhibición de impunidad. Tras Majaz, la policía ha vuelto a ser vista por muchos como una herramienta de abuso brutal por los más poderosos, como en los peores tiempos de nuestra historia llena de abusos.

Pero una de las formas de impunidad más desagradable es la manera como nos hemos acostumbrado a las muertes de policias. Esto es serísimo. Pómac es un caso grave que no debe dejarse pasar.

Inevitablemente, los policías caerán, darán el sacrificio máximo, en muchos casos. Recuerdo sin nombres ni apellidos a ese héroe que para salvar a un chiquillo en manos de un asesino prefiero soltar su arma: fue acribillado, pero salvó al niño. Todo el tiempo, a pesar de la corrupción, a pesar de la precariedad y la falta de respeto adentro y afuera, los policías ponen el pecho. Merecen más respeto, de todos, pero para comenzar, de sus jefes y autoridades elegidas.

Es por eso que lo que ha ocurrido en Pómac, un santuario natural, arqueológico e histórico que todos deberíamos respetar, indigna. No es que hayan muertos policías salvando vidas o enfrentando claramente al delito, sino que la falta de previsión los metió a la boca del lobo. ¿Cómo se explica que tras episodios anteriores de violencia, sabiendo que era un terreno hostil en exceso, y que no hayan usado elementos tácticos adecuados? No se trata de pedir que fueran armados, porque como bien dice el comunicado del Ministerio del Interior, podría haber ocurrido una masacre. Pero para eso tienen Casspirs, blindaje personal, personal especializado y entrenamiento en acciones tácticas, que les habría permitido contener y luego sitiar a los más agresivos, para luego detenerlos.

No era un desalojo normal. Era algo que requería muchos recursos y cuidado en la acción, y esto no se hizo. La excusa que "los efectivos no obedecieron órdenes" es todavía más seria: se trata de efectivos especializados, entrenados para estas situaciones y se supone con experiencia. Peor aún si no saben que deben respetar el plan de acción.

Las denuncias de parte de los policías sobre falta de recursos, hasta el punto de no estar correctamente alimentados, solo complican más el panorama. La responsabilidad de la cadena de mando es muy grande y el ministro debe dar la cara y asumir responsabilidades. No se trata de exigir renuncias por sí mismas, pero si las explicaciones no son convincentes, el sr. Hernani debe volver a su plácido retiro.

Finalmente: en un clip en Canal N, los compañeros de los policías caídos gritaban, desesperados, "Derechos Humanos, Congreso, dónde están". Más allá de esperar la condena de esta brutalidad disfrazada de resistencia popular por parte de los organismos de derechos humanos, esta expresión refleja que la policía sigue viendo a los DDHH como estorbos. La torpeza del comando no tiene nada que ver con la utilización de armas o con la defensa del ciudadano común frente al abuso policial, desde el soborno menor hasta lo de Majaz. La sensación que algunos de los ayer agredidos pueden haber estado en Majaz, torturando comuneros, no hace lo de ayer peor o mejor: lo hace más doloroso.

¿Acaso eso queremos? ¿Que para evitar el abuso del poder, haya que asesinar policías? Majaz y Pómac son finalmente, un Jano bifronte: la violencia trae violencia, pero no siempre las víctimas son las mismas.

También comentan: Godoy, que da contexto general. Ocram, que explica qué es el bosque de Pómac.

Actualización 21/1/ pm: el ministro Hernani le hace competencia de impertinencias a Flores Aráoz, con su comentario sobre Kennedy, y la inevitable insinuación que hay "organizaciones políticas" (léase opositores) tras lo ocurrido. ¿Qué va a hacer, culpar a Chávez? No me queda duda, mejor que se vaya.
-

8 comentarios:

GAD dijo...

Pómac es la rebeldía de un pueblo que cree reclamar lo justo. Es el grito injustificado del típico peruano: Esto es mío, porque yo lo vi primero.

La verdad, es triste que se aferren a lo poco que tienen con uñas y dientes, aún sabiendo que lo que tienen fue ilegalmente obtenido y... finalmente... no les pertenece.

Siendo sincero, yo no llevría policías, esoso son mequetrefes (Y mi tío/padrino es Comandante General, creo que por eso opino así) Yo llevaría militares, y bombardería la zona. A la M$&$# con lod DDHH, si se quieren comportar como animales, como animales han de morir. Al menos, si yo fuese presidente, las cosas serían más rápidas y eficientes.

Eduardo Villanueva dijo...

No voy a discutir tu opinión por ahora, solo tu lógica de intervención: si la idea es preservar un bosque, ¿para qué quieres bombardearlo?

hombre de acero dijo...

Dos victimas mas del pueblo, dos policías. ¿Quién en su sano juicio dejaría de solidarizarse y lamentarse por estas muertes innecesarias de humildes peruanos?. NADIE
El problema, va mas allá de los traficantes de tierras, delincuentes, como se dice. El estado nunca le ha interesado proteger y menos defender los restos arqueológicos y reservas naturales, ahora muestra un interés fingido por que apunta a privatizarlo ante el auge que ha tomado el turismo arqueológico y ecológico. ¿Quiénes han financiado el “rescate” de los restos arquelogicos?. Tan cierto es esto que en la década del 70 cuando se ejecutaba los estudios del Proyecto de Irrigación Olmos para el sistema de riego se proyectaba hasta 5 canales laterales (Jayanca, Pacora, Illimo; Tucume, Mochumí) que se internaban en el bosque de Pomac. En esa época los aun hacendados destrozaban “huacas” preincas en la zona de Lambayeque para ampliar sus terrenos agrícolas, como el caso del hacendado Federico Doig Buendía en la hacienda Eureka. El estado, no difundió la importancia de los restos arqueológicos, por ello la población no tiene el mas mínimo respeto y consideración por ellos.
Hace 20 años se ha iniciado esta invasión a Pomac, para lo cual han contado incluso con el apoyo de políticos de toda laya, incluso del propio premier que en sus afanes politiqueros ofreció el oro y el moro. Dígase de paso estas tierras son muy fértiles y están en las inmediaciones del río La Leche el cual recarga año a año sus acuíferos, por ellos los agricultores siembran en épocas de lluvia, con el río La Leche, mediante pozos o norias, con pozos tipo tubulares accionados con motores eléctricos.
La recuperación de la zona como reserva ecológica y arqueológica era necesario. Pero queda claro que es el propio estado que no crea las condiciones para que sus ciudadanos vivan en paz, por el contrario asistimos a la política de los hechos consumados. Sino veamos el triste papel de los municipios, no planifican el crecimiento urbanístico, se dedican a enfrentar hechos consumados con las invasiones. Es que en nuestros politiqueros prima “obras son amores”, pero la verdad es que en las obras esta el dinero, y tienen que recuperar lo invertido en las campañas electores y se queda algito para vejez mejor mejor.

xaxo dijo...

Para empezar la gente no respeta los santuarios naturales y demas reservas ecológicas que hay en nuestro paías (pasa en la costa, sierra y selva)...quiza ese sea un problema de educación pues no se informa a la poblacion la importancia de estas zonas...en la policia hay de todo, eso es cierto...pero la negligencia siempre ronda y los que lamentablemente pagan pato son los efectivos que tienen que cumplir con ordenes, planes, mal elaborados...los derechos humanos son para todos y eso es universal...la solución nunca es la violencia pero lamentablemente en nuestro pais eso poco importa...

Edgar dijo...

Parece que estamos en la era de las frases célebres de nuestros desafortunados ministros, eso no hace otra cosa que demostrar su incompetencia e incapacidad para cargos de esa magnitud. Ojalá al Sr. Hernani lo manden a su casa, se dejen de tonterías y pongan a alguien serio y competente, que para payasadas ya tenemos demasiado.

miguel dijo...

sres no se han planteado la hipotesis que esto pudo haber sido planificado desde dentro de la policia,recuerden que el ministro le ha cortado las uñas a muchos oficiales de alto rango.y estan esperando su caida como venganza.la mafia no perdona.cualquier maniobra es valida.

Armando dijo...

Este blog es muy bueno felicito a su creador...Ojala siempre lo actualicen.

Eduardo Villanueva dijo...

Gracias Armando. Trato de actualizar el blog seguido, pero no siempre se puede, porque a veces simplemente no hay temas o no dan ganas.