miércoles, 14 de enero de 2009

Apple sin Steve Jobs: ¿qué pasará?



Justo en estos días, en que Apple se prepara para celebrar las bodas de plata de la Macintosh original, salta finalmente la liebre: Steve Jobs, el corazón mismo de la empresa, deja su puesto de CEO (o gerente general) por un plazo de al menos seis meses, para enfrentar sus problemas de salud.

La biografía de Jobs es interesante precisamente porque no es el típico tecnólogo del valle del Silicio. Jobs nunca fue un loquito de la computadora, estrictamente: el solderhead de la pareja que creo Apple era Steve Wozniak, quien sigue siendo un nerd (juega Segway Polo, por ejemplo). La centralidad de Jobs para Apple no tiene que ver con la excelencia en programación de un Bill Gates en los setenta, o la genialidad de Brin y Page en Google, ni siquiera es un Larry Ellison. Jobs siempre ha sido hábil para reconocer la originalidad y pertinencia para el mercado de consumo de ciertas ideas y productos, afinándolos para hacerlo impecables para el usuario final, y vendiéndolos de maravilla. Para esto, se ha rodeado de gente de primer nivel, como Jonathan Ive, el diseñador industrial que creó la iMac original, una maravilla del diseño que cambió por completo el aspecto de las computadoras, y ciertamente el iPod, que hizo que los reproductores de música digital dejaran de ser cositas para geeks convirtiéndolos en juguetes para las masas.

Esto, para no hablar de la importancia de Jobs en las aplicaciones creativas de las computadoras: cuando George Lucas decidió deshacerse de una unidad altamente especializada de Industrial Light & Magic, dedicada a crear software para animación, Jobs la vio y la compró, invirtiendo millones hasta que finalmente, Pixar se convirtió en lo que es hoy. Gracias al éxito de Pixar, Jobs es ahora el mayor inversionista individual de Disney, y se ha puesto en los dos lados del negocio del contenido digital: productor de contenidos, y productor de aparatos y sistemas de distribución.

A riesgo de abusar del término, Jobs es un visionario. No siempre ha hecho bien las cosas: en su primera etapa en Apple, prefirió la Apple Lisa a la pequeña y poco interesante Macintosh, y solo cuando las ventas de la carísima Lisa (costaba 10.000 USD de 1983) fallaron, dedicó toda su atención a la Mac. Al ser sacado de Apple, creo Next, una computadora que nunca despegó pero que tiene dos razones para ser recordada: fue usada por Tim Berners-Lee para programar la primera versión de la World Wide Web, y su sistema operativo, el NextStep, es la base del fantástico OS X, el actual SO de las Mac. Una de las Mac más bonitas, el Cubo, fue un fracaso por haber subordinado el diseño a la operatividad.

Entonces, resulta que Steve Jobs es fundamental. Más allá de las bromas y del culto a las Macs, Jobs ha creado una compañía perfectamente capaz de definir por ella misma qué es computación de alto nivel, empujando a las demás hacia sus estándares. No hay nada que se parezca al iPod o al iPhone, pero en cuanto computadoras, todas las portátiles aspiran a ser una Mac, que fue la primera en generalizar el formato alargado para ver mejor un video o la elegancia general del diseño. Apple ha redefinido qué es una computadora desde que trajo al mercado la primera Macintosh, lo siguió haciendo sin Jobs (la primera Powerbook, por ejemplo, fue la laptop que inventó la idea de un espacio significativo para posar las manos antes del teclado), y ciertamente continuó creando equipos innovadores, elegantes y eficientes cuando Jobs regresó y salvó a Apple de la desaparición.

Steve Jobs sobrevivió al cáncer de pancreas, uno de los más mortales, el 2004; con tan solo 53 años, la sensación que Apple debería contar con él por más tiempo es evidente, pero la situación actual para indicar que las complicaciones del tratamiento no han terminado, y que Apple puede necesitar, pronto, encontrar la forma de ser una empresa convencional, sin un líder tan evidente e importante, o encontrar una nueva figura señera. ¿Cuál será la ruta? Lo veremos en los meses siguientes.
-

2 comentarios:

absurdo dijo...

la web se ha poblado últimamente de homenajes a jobs, parece como si ya se hubiera muerto.

Queda claro que en pixar está lassater como gran megaguru, pero en apple tendrían que meter en una licuadora a wos y ive para ver que sale.

PD:
cof cof fanboy cof cof

Eduardo Villanueva dijo...

Woz no tiene mayor rol en Apple: le pagan un sueldo, pero se dedica a sus cosas. Es fama que cuando se lanzó el iPhone, hizo su cola en la Apple Store más cercana a Apple (en un mall en Campbell, una ciudad al lado de San José) junto con los fans.

El hombre es Tim Cook, de quien dicen que trabaja 14 horas diarias L-V y unas ocho en sábados, cuando no está viajando (es soltero).

cof... bueno pues, quéselevaahacer... cof