viernes, 26 de diciembre de 2008

Tendencias del año: netbooks y ultraportátiles

Ahora que definitivamente las computadoras portátiles se venden más que las de escritorio, hay que poner atención a las tendencias en este segmento.

Las netbooks comienzan a hacerse populares. Computadoras a la imagen básica de la XO-1, las netbooks están diseñadas alrededor de la premisa que no es necesario más que lo básico: un procesador pasable, suficiente memoria para correr un sabor ligero de Linux o XP, almacenamiento mínimo en SSD, y un tamaño perfecto. Mi experiencia con la Intel Classmate de primera generación no fue muy satisfactoria por cuestiones de tamaño, pero no hay ninguna razón para que los modelos más recientes no sean suficientes para la mayoría, siempre y cuando se tengan claras las limitaciones: si se quiere navegar pero no necesariamente saturar la máquina de contenido, si se quiere hacer lo básico y no armar ni siquiera presentaciones pesadas en PowerPoint, una netbook es suficiente. El poco peso y espacio las hacen ideales para los que viajan mucho a lugares en donde hay WiFi y no se tiene previsto trabajar. En el extremo, esta futura computadora de Sony ofrece un tamaño digno de modelo de pasarela, pero no me imagino dándole uso serio.

Si se trata de trabajar más, un ultraportátil es una buena opción, si se tiene la plata. El estándar sigue siendo la MacBook Air, que es ligera hasta la anorexia y poco útil incluso como segunda computadora. Cara pero sofisticada, es útil para el que viaja mucho a eventos con presentaciones complejas y que quiere tener algo en donde descargar contenidos y eventualmente hacer algo de trabajo. La familia X de Lenovo ThinkPad anda por ahí, pero no llega a los extremos de la Air, abandonando el disco óptico para lograr ser ligera y flexible, salvo que se trate de un modelo tableta, donde la pantalla aumenta el peso y no necesariamente mucho la posibilidad de hacer algo con ellas. Este modelo de Dell, por ejemplo, quiere ser mejor que la Air pero resulta tan caro que la pone lejos de casi cualquiera que no sea una atracción permanente del circuito de conferencias.

Para el resto de los mortales, una notebook convencional, con disco óptico y buen rendimiento, resulta ideal si se viaje relativamente poco, o si no se tiene tantos recursos. La famila T de Lenovo, por ejemplo, o una sencilla MacBook, especialmente las más recientes de monocasco en aluminio, que son ligeras, completas y pueden reemplazar una desktop.

¿Mi combinación favorita? Una MacBook Pro en el escritorio, y una MacBook Air para viajar. En la vida real, me las arreglo con una MacBook o con una ThinkPad T40 o T60.

2 comentarios:

Enrique Prochazka dijo...

Eduardo, has visto lo de Lennon en OLPC?? Comentarios?

Eduardo Villanueva dijo...

Enrique, disculpa la demora.

Lo he visto. No me parece tan "inusual" como el que asocia la utilización de las XO con la desaparición de los niños soldados en Africa, pero igual, creo que hay que tener una visión muy torcida de lo que es la tecnología en la sociedad para asociar semejante idea con una computadora. No me gusta, pero en general no me gusta cómo hace marketing la gente de Negroponte.