miércoles, 28 de noviembre de 2007

En busca de la identidad: ¿geek, hacker, nerd o friki?

Varios amigos han llamado mi atención ante mi aparente poco respeto por los hackers. Esto nace por mi comentario, varias repetido, que la OLPC no es más que "una ilusión de hackers".

A algunos, menos avisados en la folksonomía de la informática, hacker es un insulto porque me refiero a los promotores de la OLPC como delincuentes, de los que destruyen sitios web o roban identidades (que son crackers, para otro post). Para otros, que si están en el "loop", lo insultante es creer que los hackers no son capaces de ver más allá del árbol informático y que su visión incluye al bosque social. En un caso, se cree que uso hacker en la acepción coloquial; en el otro, que malinterpreto hacker cuando en realidad quiero decir geek.

Como hace unos días, para simplificar, hablé de nerds y me tuve que arrepentir de inmediato, creo que es necesario ordenar la terminología, siquiera para que los que me leen sepan para dónde voy. Encima, como por ahí he visto que me han calificado en buena onda como hacker o geek, quizá haya que rescatar a Sócrates (el griego, no el médico).

Conócete a ti mismo, entonces: no soy ni hacker, ni geek, ni freak (o friki) ni nerd. He estado o estoy en la zona fronteriza de estas categorías, pero no he caído en ninguna de ellas, como demostraré recurriendo a la mejor fuente posible: el Hacker's dictionary, en su versión impresa o en línea.

El hacker es, por encima de todo, un super programador, o como dice el diccionario, alguien que se deleita tanto con los detalles e interioridades de los sistemas programables que quiere entenderlos hasta el más mínimo aspecto y hacerlos funcionar como él o ella quiere. Lo que hace son hacks, que vienen a ser ejercicios de dominio informático, no necesariamente relevantes pero sí particularmente llamativos, originales, o elegantes. El caso canónico, posterior al libro del que hablamos, es Linux, creado por un patita que no sabía que no podía hacer eso, es decir un nuevo sistema operativo desde cero. Como además Torvalds dejó que su hack fuese de libre acceso y hasta cierto punto, de libre modificación, cumplió con la ética del hacker. Esto define a un hacker casi tanto como su habilidad para la programación: si no fuera por eso, Richard Stallman no sería realmente un hacker, y Bill Gates sería considerado un superhacker (o un wizard). Como Stallman ha creado toda una filosofía de software libre alrededor de los principios generales de la mencionada ética, merece el mote muchísimo más que el relativamente hábil (con sistemas simples, de acuerdo) pero completamente comercial Gates.

Ligero añadido: un buen ejemplo de hacker (ejemplo casi friki) es Sylar. Un hacker orgánico...

Claro, "hack" es un verbo que indica cortar toscamente, con una herramienta basta como un machete. Un hacker, en este sentido, sería alguien que hace las cosas de manera tosca; un hack writer es el que escribe por plata, sin preocuparse en la calidad sino en la cantidad; un hack rag es un periódico barato, el arquetipo platónico del diario chicha.

Geek, en cambio, tiene otras tonalidades. Como dice el diccionario, es "One who eats (computer) bugs for a living"; es solo parcialmente positivo y puede incluso ser completamente negativo, porque se puede tratar de una persona que solo tiene lo obsesivo y maravillado del hacker pero nada de sus habilidades. Si consideramos que originalmente un geek era el que mataba a las gallinas a mordiscos en las ferias ambulantes, veremos que nada particularmente bueno se asumía del geek. Hoy por hoy muchos se asumen geeks porque son maniáticos de las computadoras, pero eso más bien cae en la categoría de entusiasta sin mucha idea real de las cosas, y por lo tanto es un reconocimiento esencial de la categoría inferior en la que yace el geek, por oposición al hacker. Un geek, entonces, ni siquiera es una larva, sino que muy probablemente sea un wannabee.

El geek, a estas alturas, puede pasar piola en la sociedad civil; el nerd en cambio, tiene siempre un toque de fenómeno, inofensivo y divertido, pero fenómeno finalmente. Un nerd puede ser indispensable, pero siempre será ligeramente incómodo tenerlo cerca. Piensen en Jerry, el amigo de Parker Lewis (en la marca del 1,16 en este video) y les quedará claro quién es un nerd.

Cuesta abajo en la rodada: el freak, o friki en español, es heredero directo de los personajes del freak show, la colección de anormalidades que solían formar parte de una feria ambulante (o del sideshow de un circo; ¿por qué sino Bob Patiño (Sideshow Bob) es un fenómeno? ). El freak es que hace cosas en los extremos de la campana de Gauss (una forma más bien geekie de usar un término bien nerd: desviación estándar). Sea porque es un loquito que anda vestido con una toalla el 25 de mayo, o porque se viste de Elvis para ir por la calle, el friki es excéntrico y se le nota: es un mecanismo de autoaceptación de no ser parte de la sociedad "común", y un llamado para que otros como él le hagan caso; no tienen que ser exactamente como él o ella, pueden ser frikis de otras cosas, pero igual, lo llevan puesto. Obviamente, un freak puede ser simplemente un obsesivo pero de los malos: el geek se convierte en freak cuando molesta; tu jefe es un loquito del orden (algo así como un control geek) hasta que comienza a verificar si usas los lápices hasta que ya no se pueden tajar, momento en el cual se convierte en un maniático del orden (o control freak).

Un fanboy es que aplaude lo que sea de su fabricante / artista / diseñador favorito: Apple tiene fanboys, no geeks, como se explica aquí. El fanboy no piensa, ni siquiera usa realmente el producto: simplemente lo contempla en forma casi sexual. En el caso de Star Trek, un trekkie geek hace esto, un fanboy compra esto. Saquen sus conclusiones malintencionadas...

Entonces, ¿qué soy? Nunca fui lo suficientemente bueno en programación para llegar más allá de larva, así que no puedo ser llamado hacker. Soy obsesivo pero quizá no lo suficiente para ser llamado geek, básicamente porque geek implica obsesión intensa y focalizada y yo tengo muchas obsesiones tenues dispersas temática y temporalmente. No soy un nerd, porque no hay nerds que sobrevivan como profesores de 60 cachimbos. No soy un freak, porque nunca me atreví a poner mi insignia de Starfleet en la solapa de mi saco, siempre la puse debajo, y ahora ni la uso. No soy un fanboy: me habría comprado un iPhone hace unas semanas simplemente porque tuve la oportunidad y apenas llego a ponerle una calcomanía de la manzanita a mi ThinkPad oficial.

En conclusión: soy peruano. Vaya consuelo.

11 comentarios:

Roberto dijo...

lo siento eduardo, pero no te salvas. friki sí, fonéticamente viene de freak, pero no es lo mismo. tiene que ver más con el fanatismo.

esto lo posteé ya hace tiempo:

en wikipedia hay además una lista de frikis, así que lo siento, no hay forma de salvarte: trekkies, starwares, gamers, épicos, roleros (no rocanroleros, sino los fanáticos de los juegos de rol), comiqueros, linuxeros, gnuista, maqueros (los que usan mac), anime otakus, geeks propiamente (frikis de la internet), etc.

¿qué eres? un god damned friki

abrazos :)

NomadAndrea dijo...

Solo nerdie, solo geekie, entre caminos limitrofes.
Super buen post¡

tabo dijo...

No es necesario programar para ser un hacker, basta tener curiosidad y talento.

Y sobre los links al jargon file, sería bueno que linkearas a la fuente original http://www.catb.org/~esr/jargon/

Eduardo Villanueva dijo...

Roberto,

Tu entusiasmo, bien friki, para convertirme en un congénere es bienvenido. Insisto, creo que hay conductas de friki (que viene de freak, tal como se lo usa en la Yuma, pero sin la misma cantidad de tonalidades que tiene allá) que hay que manifestar para ser tal. Saber muchísimo de Star Trek no es lo mismo que creer que vestirse como Picard sea lo máximo, y es por eso que nunca me compré un uniforme de Starfleet o me lo mandé a hacer. Puedo recitarte las diferencias entre la versión del Restaurant en el fin del universo en los episodios radiales, en la serie de televisión y en la novela respectiva, pero no voy a andar con una toalla jamás (salvo cuando vaya a escapar de la tierra, pero eso es una precaución elemental, no un frikismo).

Soy más geek que friki, pero una de las reglas que se aprende temprano es nunca discutirle a un friki, salvo que seas William Shatner (y si entiendes la referencia, entonces eres un trekker, es decir el geek de Star Trek, pero no necesariamente un trekkie, el friki de Star Trek).

Abrazos, too

Eduardo Villanueva dijo...

Tabo, discrepo contigo en ambos aspectos.

El talento del hacker es para los sistemas programables, y se manifiesta, pues programándolos. Como nunca pude realmente sentirse en casa cuando usaba Perl, me di cuenta que por ahí no iba mi talento, y me convertí en un callado admirador de los muchos hackers a los que he tenido el gusto de tratar.

El Diccionario tiene la virtud de ser una fuente de una época menos controversial, cuando Raymond era considerado el etimologista de la cultura hacker, no el pata al que se le subió la fama a la cabeza y se adueño del Jargon File y dejó de reconocer a la gente en conferencias. Mis patas en Silicon Valley y en otros sitios como First Monday lo detestan, y ponen como ejemplo de un hacker confiable al encantador y sencillo Ed Krol, al que le da roche firmar ejemplares de su libro (EL libro sobre internet allá por el 95, Whole Internet's guide and catalog). Por eso prefiero remitirme a la fuente menos controversial.

Gracias por la visita.

Eduardo Villanueva dijo...

Andrea, has dado en el clavo.

¡Gracias!

tabo dijo...

Eduardo, me sorprendo gratamente con tu respuesta :)

Te respondo en total desorden: Creo que a poca gente le cae bien Raymond y su ego (que es tan grande que viene a ser ya una entidad separada), tanto así que han sacado cosas como un webcomic dedicado a burlarse de él (tengo también un monito llamado raymond, pero al final le agarré cariño). Comparto totalmente tus críticas a la labor de Raymond como maintainer del jargon file, creo que NTK habló por todos nosotros el 2003.

Sobre mi comentario, al abrir el link y ver ads, ads y ads (el sitio es BASTANTE spammy en su ad placement), pensé que era uno de los tantos mirrors del jargon file con ads que hay por ahi, por eso sugería linkear a la fuente oficial. Nota que el sitio al que linkeas no tiene el intro, ni créditos ni nada. Dónde esta la mención a Guy Steele como maintainer si la fuente que usan es de las épocas pre-Raymond?

No me mandé con esta explicación porque no quería "atarantar" a nadie, pero es obvio que estas bien enterado de estas cosas :-)

Sobre el primer punto, que no es necesario ser programador para ser hacker de algo, pues es así. Un "network hacker" puede romperla en tcp/ip y protocolos sin programar, o un security hacker puede serlo sin programar. El jargon file "original" (o al menos uno BASTANTE antiguo), coincide en este punto:


HACKER Originally, someone who makes furniture with an axe. 1. n. A
person who is good at programming quickly. Not everything a
hacker produces is a hack. 2. An expert at a particular program,
example: "A SAIL hacker". 3. A malicious or inquisitive meddler
who tries to discover information by poking around. Hence
"keyword hacker", "network hacker".


Me gusta mucho la definición de hacking de Stallman (a pesar que discrepo con él en MUCHAS cosas): It is hard to write a simple definition of something as varied as hacking, but I think what these activities have in common is playfulness, cleverness, and exploration. Thus, hacking means exploring the limits of what is possible, in a spirit of playful cleverness. Activities that display playful cleverness have "hack value".

Esto viene obviamente de uno de los origenes del uso de la palabra como slang: las soluciones ingeniosas a problemas y las bromas del MIT (más en http://hacks.mit.edu/. El hacking es anterior a las computadoras (el primer capítulo de hackers, heroes of the computer revolution, menciona estas cosas).

Entonces, muy en el fondo, y muy posiblemente, seas un hacker ;)

Eduardo Villanueva dijo...

Tabo, gracias por el retrueque.

En realidad, mi fuente principal es la versión impresa del Diccionario, uno de los libros más manoseados (en un sentido literal) de la biblioteca de mi oficina. No es un mal punto la "spaminess" del sitio, trataré de buscar una versión menos incordiante.

Gracias por los enlaces sobre Raymond. Algún se contará su historia de cómo (mal)trató a la gente de First Monday, que son de primera.

Finalmente: creo que la definición Stallman de hacker es políticamente inclusiva en exceso, inspirada en esto de "todos somos especiales". Parafraseando a Dash Parr: cuando todos somos especiales, nadie lo es. Le tengo un inmenso respeto y algo de envidia a mis amigos hackers, no tanto como a los músicos, pero por ahí; no me incomoda reconocer, a través de un título cuasi honorífico, que son "fucking amazing".

Y regracias por lo de hacker en el fondo...

Lanus dijo...

Eduardo, lamento discrepar en aspectos menores de tu opinion. Si bien el diccionario es una buena manera de llegar a términos con la menor ambigüedad posible, el los tiempos fluctuantes del internet es dificil llegar a un consenso, en especial cuando hablamos de términos que no solo sirven para designar a otros, cual biólogo de siglos pasados, sino para definirse a uno mismo.

Yo me he considerado un freak buena parte de mi moza juventud y sin embargo según tu definición no paso de geek porque nunca me he salido a la calle con un sombrero de gandalf o un polo de Battlestar Galactica; mi militancia freak se ve en mi conversación, cosa que solo pueden apreciar aquellos que se detengan a conversar conmigo y según tu, el mero hecho de saber y hablar gustosamente de un tema no es suficiente para ser llamado freak.

Y siento que tal vez si soy freak por el simple hecho de querer serlo y que tal vez, en este país tan poco extremo los requerimientos para ser un freak tambien sean poco extremos. Entre mis conocidos, todos ellos autoproclamados freaks, el frikismo radica en el conocimiento de ciertos temas (cuyos límites aun son borrosos pero en cuyo centro estarían claramente la fantasía y la ciencia ficción) y la practica de ciertos hobbies, la mayoría a puerta cerrada. Alguna vez vimos a algún escándaloso disfrazado de personaje de anime el Matsuri y eso es lo que nosotros llamariamos un "superfreak" o "enfermo"

Bueno, Eduardo, esos fueron los dos centavos de un ex-alumno tuyo, autoconsiderado freak y que en estos instantes va a ponerse a ver Firefly

Morena dijo...

Pensé que lo de la insignia Starfleet era una leyenda de esas que se inventan!

¿Y tan terrible es enseñar a cachimbos? Me parece que pertenecí a la primera promoción de cachimbos que llevaron Comunicación Social contigo en Letras. Y nos pediste que lleváramos una URL de blog -inicios del 2003- y yo llevé la de una página web de los Rolling Stones.

Eduardo Villanueva dijo...

Las definiciones son fluidas, y las identidades son colectivas pero se encarnan en las personas concretas; uno es lo que se siente ser...

Dictarle a cachimbos es difícil porque es una serie de transiciones: lidiar con la libertad que debe encaminarse hacia aprovecharla, no hacia solo vacilarse; desarrollar una narrativa que atrape sin banalizar el tema que uno tiene que tratar; enseñar a dialogar pero sin caer en la conversación de café. Es complicado, y el nerd carece de las habilidades sociales para enfrentar a los cachimbos sin que estos se den cuenta que tienen una "presa fácil". Recuerdo mi semestre de cachimbos y dos profesores completamente nerds recibieron nuestro completo desprecio; dos que sabían cómo hacerla, en cambio, nuestro completo respeto.