miércoles, 28 de mayo de 2008

¿Por qué se fue Walter Bender de OLPC?

Pregunta no solo válida, sino crítica. Bender era el principal motor de la posición construccionista tras el proyecto OLPC. Un breve artículo en la Vieja Señora Gris sirve para ilustrar su posición.

Bender se fue para promover el desarrollo de Sugar, la interfaz orientada a la educación que aparece en cada computadora XO-1. Su nueva organización se llama SugarLabs, y no tiene la intención de trabajar para convertir al Sugar en una aplicación de Windows, pero sí dice que hay fabricantes de computadoras de bajo costo que están considerando usar Sugar como sistema operativo de sus equipos.

Pero lo más importante es lo que dice respecto a por qué se fue:

“Microsoft stepping in is the symptom, not the disease,” he said in the interview. The issue, in his view, is whether the tools that bring computing to children are “agnostic on learning” or “take a position on learning.”

“O.L.P.C. has become implicitly agnostic about learning,” he said. The project’s focus, he said, is on bringing low-cost laptop computers to children around the world. “It’s a great goal, but it’s not my goal,” he said.

Para Bender, el objetivo era cambiar la educación del mundo mediante una computadora; esta podía, como no, tener código abierto, pero lo importante era que tuviera software orientado al constructivismo. OLPC ya no está interesada en promover un modelo de educación, sino en vender computadoras.

Dado este cambio, ¿cuál es ahora el propósito de nuestro ministerio de educación? ¿Piensa abandonar el constructivismo, o más bien servir de puente entre OLPC y Sugar Labs?

2 comentarios:

javier dijo...

Eduardo:

¿No existe gente que pueda hacer un lobby político en el tema de las OLPC? ¿No hay asociaciones o instituciones que con rotundidad puedan decir en voz alta que el proyecto de OLPC es una estafa? Parecería que, más allá de la blogósfera (o una parte de ella), a nadie le importa el experimento Frankenstein cutre que el ministro triquero quiere hacer en el país...

Eduardo Villanueva dijo...

Javier,

No creo que nadie se aviente. El problema para un político es como aparecer en contra de algo que siempre se considera positivo, como la "modernización". En el Congreso todo el mundo votó a favor. ¿Quién podría opinar? Tal vez el Sutep, pero mejor que no lo haga...