martes, 16 de octubre de 2007

El Censo y el INEI: tu combinación perfecta.

Aunque no estoy de acuerdo con el banner del Morsa, igual me aúno a los festejos cívicos por el Glorioso Censo Nacional, para que contemos 100 flores y surgan 100 gráficos. ¡El hayismo-leninismo-maoismo está aquí!

Primero lo primero: unas preguntitas sobre el censo, para expresar sincero duda, esperando que los politruks del INEI sepan responderlas.

1. ¿Para qué pregunta los nombres de las personas que viven en cada casa? Si la información va a ser agregada, y no va a ser usada para otros fines, ¿para qué cuernos necesitan saber los nombres de todos los peruanos?
2. Agradeciéndole a Samuel Abad por su comentario, voy a citar a Mafalda: en mi hogar no hay jefes, somos una cooperativa. ¿Puedo designar como jefe de familia a mi hijo de diez años? Total, él pone la agenda...
3. No quiero, ni tengo por qué, revelarle al INEI que soy agnóstico. Podría ser yazidi o mandeo, lo que sería mucho más interesante de averiguar, que constatar que la inmensa mayoría de peruanos dicen ser católicos aunque no vaya a misa ni le hagan caso al Vaticano. ¿A santo de qué me preguntan algo que no es constitucional averiguar?
4. Si la cartilla del censo está circulando ya, ¿por qué no puedo llenarla de antemano, y entregársela al censador, cosa que nos ahorramos la molestia y no me interrumpen cuando Raikonnen esté por ganar el Grand Prix de Brasil, o justo cuando Alonso saque de pista a Hamilton porque si no a ser campeón, no va a dejar que el engreído de Dennis lo sea? Porque estoy seguro que ese el momento que me tocará.

Digo, todavía puedo preguntar, ¿no? ¿O acaso el partido no acepta dudas ni murmuraciones?

En el siguiente post, un raje del INEI que escribí hace meses pero que no publiqué, para ponernos a tono.

7 comentarios:

Roberto dijo...

vamos eduardo, suéltate la trenza. :)

si no podemos apelar a la ironía, con el (des)gobierno aprista que tenemos, nos morimos de la indignación.

:)

ahora a lo serio: creo que la idea del jefe del hogar (que también existió en el censo 2005, versión matuk), era asegurar la idea de una persona calificada y responsable por hogar que informe.

y no, el partido no acepta ni una sola pregunta. ¡autocritíquese compañero!

Eduardo Villanueva dijo...

Notarás, mon cher Robert, que la ironía no me es ajena.Solo que no me gusta el ángulo de tu raje

(suena horroroso... lo sé)

Lo que pasa con el jefe de familia es complicado: acepto la idea del "responsable", y al mismo tiempo la noción de contar con uno y solo uno en cada hogar, en estos tiempos complejos de familias "nucleares-extensas" resulta necia. Bastaba con decir que esa pregunta debía ser contestada por una persona designada por los habitantes del hogar.

Farid Matuk dijo...

1. ¿Para qué pregunta los nombres de las personas que viven en cada casa? Si la información va a ser agregada, y no va a ser usada para otros fines, ¿para qué cuernos necesitan saber los nombres de todos los peruanos?

En la discusión habida para el cuestionario del 2005, la vieja guardia insistía con los nombres y apellidos completos, y yo era de la idea de eliminar esta pregunta por innecesaria, como se puede creer inicialmente.

Finalmente, sólo se preguntó por los nombres porque es una herramienta de verificación para el supervisor que revisita los hogares y confirmar de esta manera que la entrevista existió a través de la relación de nombres,

2. Agradeciéndole a Samuel Abad por su comentario, voy a citar a Mafalda: en mi hogar no hay jefes, somos una cooperativa. ¿Puedo designar como jefe de familia a mi hijo de diez años? Total, él pone la agenda...

En el cuestionario del 2005, se conservó la pregunta patriarcal de jefe de hogar para fines de comparación con el censo de 1993. Pero a partir de de 2006 despareció este concepto para ser reemplazado por "persona uno" que en la caso de existencia de conyugues, es aquel cuya fecha de nacimiento es mas cercana al día de la entrevista. Esta solución se la agradezco a Violeta Sara-Lafosse.

3. No quiero, ni tengo por qué, revelarle al INEI que soy agnóstico. Podría ser yazidi o mandeo, lo que sería mucho más interesante de averiguar, que constatar que la inmensa mayoría de peruanos dicen ser católicos aunque no vaya a misa ni le hagan caso al Vaticano. ¿A santo de qué me preguntan algo que no es constitucional averiguar?

En el cuestionario del censo continuo, esta pregunta esta encabezada con la opción de "reserva de respuesta" porque efectivamente se considera intrusiva, otros países dan un tratamiento similar a las preguntas de etnía y-o raza.

4. Si la cartilla del censo está circulando ya, ¿por qué no puedo llenarla de antemano, y entregársela al censador, cosa que nos ahorramos la molestia y no me interrumpen cuando Raikonnen esté por ganar el Grand Prix de Brasil, o justo cuando Alonso saque de pista a Hamilton porque si no a ser campeón, no va a dejar que el engreído de Dennis lo sea? Porque estoy seguro que ese el momento que me tocará.

Esto es factible para cuestionarios que se mecanografían como el presente, pero en el 2005 que fue con escaner se necesitaba un formato A3 de 120 gramos que los hogares no tienen usualmente, aunque si se hubiera podido completar el cuestionario por internet y entregar al empadronador un código autogenerado.

****************
****************
****************

Aunque estas respuestas son académicas, creo que este censo tiene como trasfondo la suspensión de las 30,000 entrevistas mensuales del Censo Continuo, que permiten conocer si tenemos delante nuestro palabras o hechos.

Eduardo Villanueva dijo...

Farid, mil gracias por la visita y las respuestas. El método de la persona uno es mil veces más sensato que el paternalismo de un "jefe de familia"; en lo de religión incluso creo que además de intrusiva, la pregunta es irrelevante, puesto que las políticas de estado no tendrían por qué considerar la religión en su diseño o implementación.

Lo de los nombres, visto así, cobra sentido, pero bastaría entonces que el "jefe de familia" lo provea, si la intención es seguimiento. El resto no solo es intrusivo, sino inútil; ingresar a mano los nombres de 27 millones de personas para luego ¿qué? Un libertario se opondría ante la posibilidad que se use para otros fines, y un buen hacker diría que el riesgo de pérdida de información es tan alto que no vale la pena.

Kinua dijo...

Si la cantidad de católicos disminuyese drásticamente, hasta ser este un grupo ínfimo...¿el estado suspendería el CONCORDATO que tiene?

Chugurano dijo...

1. ¿Para que la pregunta de las personas que viven en cada casa?

Buena pregunta, control político quizás...ya Alan García amenazó con suspender la ayuda social a quien no participe en el censo;

Me recuerda a lo que hizo Chávez en Venezuela donde los planillones con frirmas pidiendo el referendum han servido para identificar a los opositores al gobierno a quienes se les niega oportunidades de trabajo y hasta el pasaporte.

Eduardo Villanueva dijo...

Creo que Farid Matuk ha aclarado, en este mismo post, que muchas preguntas vienen del mindset algo arcaico de los que han diseñado el censo, antes que de un efectivo deseo de manipular o manejar a la gente en una dirección u otra. Como insumo para establecer si la persona que respondió el censo general es la misma que respondió posteriores encuestas específicas, puede servir, pero eso hace inútil que hayan datos de todos los miembros de un hogar. Como forma de asegurarte que los datos son precisos y dados honestamente, lo que creo es la intención, resulta ingenua.

Sobre lo del concordato: quién sabe, pero falta tanto para estar en esa situación, que no creo que vivamos ese escenario en nuestras vidas, o por lo menos en los próximos tres o cuatro censos. Si bien la tendencia a la secularización no tendría por qué cambiar, estamos hablando de una característica cultural antes que religiosa propiamente. Pero de nuevo, quién sabe si ocurrirá.