viernes, 8 de octubre de 2010

Sobre voto electrónico

En los últimos días he estado hablando bastante sobre voto electrónico. Quiero resumir y concluir el tema con tres observaciones generales:

1. Que me llamen a mí es más resultado de la ausencia de especialistas a la mano que de mi relevancia en el tema. No soy experto pero estoy informado y comunico decentemente sobre temas de tecnología; estas habilidades son necesarias en los ambientes en donde se discuten e implementan estos temas, y serán necesarias con urgencia si se llega a implementar el voto electrónico.

2. Las objeciones al voto electrónico son completamente intuitivas o intencionadas, no técnicas en el amplio sentido de la palabra. No hay ninguna razón para dudar de la seguridad, de la estabilidad y de la viabilidad del voto electrónico.

3. Este debate es saludable, y ojalá ocurriera sobre otros temas de gestión pública. Pero sobre todo, sería fantástico que los medios volvieran a tocarlo en un par de semanas o meses, antes que nos olvidemos por completo de esto.

Nada más por ahora. Gracias a todos los que se interesaron en mi opinión.

3 comentarios:

Frank Casas dijo...

Es que esto es un tema tan complejo y algunos políticos son tan facilistas.

El voto electrónico es interesante pero, ¿Cómo vamos con el ancho de banda y la fibra óptica? ¿Cómo viene ejecutándose las políticas de egovermment? ¿existen? y si existen ¿se están poniendo en marcha? ¿Qué modelo de gobernabilidad electrónica se utilizará (Magallanes, 2006)? ¿Queremos ir hacia una economía del conocimiento? Si así fuese ¿cómo va la educación?

Por último, ¿por qué el gobierno quiere restringir el uso de internet en el trabajo? Ya pues.

Saludos

Frank

Eduardo Villanueva dijo...

Frank, el tema de voto electrónico es preciso, y no creo que necesite mucha compañía. Coincido en que no tenemos políticas adecuadas para otros temas de TIC, pero también creo que el voto electrónico es una demostración de cuánto podemos hacer para una gestión pública de calidad sin necesidad de grandes declaraciones.

No he leído el proyecto de ley sobre uso de Internet en el trabajo, pero mi impresión es que es una de esas normas que solo sirven para ordenar de manera explícita algo que la legislación ya considera, puesto que en realidad lo que se dice es que los centros de trabajo deben sistematizar y poner claramente cuáles son sus reglas sobre el tema, sin dictar una regla para todos. No lo veo tan grave, pero acepto que no lo tengo taaaan claro.

Frank Casas dijo...

Sí, probablemente hay un exceso académico de mi parte al intentar poner en debate "el modelo de egovermment que debiera seguir nuestro país". Es de obviedad que en las políticas públicas o en la gestión pública se suele no seguir parámetros fijos ya que la realidad no necesariamente lo permite. En criollo, una cosa es trabajar en la cancha y otra sobre la ley y la planificación.

Sin embargo, no me deja de llamar la atención el mínimo orden con que se estructuran estas (y otras) políticas. Sostengo que a pesar de vivir en un capitalismo tecnológico y del conocimiento, el Estado no debe manejarse como una empresa privada, sino dirigir procesos con un fin de bienestar. Sin duda, el voto electrónico es muy importante y desde luego habrá resultados interesantes que recoger. Sin embargo, creo yo, es necesario también preguntarse, en ámbitos mayores, "Hacia donde se dirige el Perú con todos estos procesos".
A ver, si no me gana la utopía.

Saludos

Frank