lunes, 6 de septiembre de 2010

El futuro de la Televisión del ¿Estado?

El ministro de cultura no es un hombre de las industrias culturales, o de la práctica cultural. Es un antropologo con su historia de desencuentros con comunidades y escuelas de pensamiento, y con muchos encuentros con mineras y empresas extractivas. Quizá por eso fue que dijo un contrasentido sobre la televisión, al mencionar que para él, el modelo a seguir es de un canal del Estado "como la BBC". Para ello, querría contar con inversión privada.

Ah, cuántas rocas en dos observaciones. Primero, que la BBC no es del estado británico, sino un radiodifusor público. Segundo, que un radiodifusor público es la antítesis de un radiodifusor privado. Tercero, que el capital mixto es lo menos relevante para lograr una empresa que mantenga tanto la viabilidad financiera como la independencia de producción de contenidos que caracteriza a la mejor televisión pública.

Aparte, claro está, que es difícil imaginar a un inversionista privado aceptando trabajar con una empresa que estaría siempre a disposición de los antojos del presidente. La estabilidad de programación es la base para atraer al público, y eso es imposible sin intervención del poder. Claro está, hay ocasiones en donde es necesario interrumpir la programación, pero son excepciones que además deberían estar reglamentadas.

Entonces, hay que comenzar a tomarle cuentas al sr. Ministro: ¿exactamente qué piensa que debe hacerse con TNP y con Radio Nacional? ¿Semi privatizarlas, con lo que habría que discutir cuánto debe y no debe intervenir el capital privado en la programación, y cómo se escogería dicho capital? ¿Convertirlo en canal público, con las garantías de independencia y demás? ¿Dejarlo como está? ¿Convertirlo en canal del estado, lo que garantiza lo peor de todos los mundos?

Acepto que es un tema nuevo y que se está asentando. Pero el ministro Ossio debería aclarar sus ideas y decirlas así pronto.
-

1 comentario:

José Carlos Maguiña M. dijo...

.

No sólo rocas Eduardo. También ripio.

He revisado todas (casi todas) las entrevistas al Vice-Ministro Don Bernardo; y cada me pongo más triste: No saben de qué hablan cuando mencionan a la BBC o a la televisora estatal francesa FT.

Me explico: El que sean gente "de mundo" y hayan conocido otras experiencias con visitas guiadas a algunas de estas televisoras y otras, no significa que conozcan (y comprendan) de la gestión de la misma. Ni un par de años dentro de las mismas los podría preparar. Claro; tampoco nada los descalifica. Intenciones les sobran.

Pero sus declaraciones gaseosas, vagas, y con el sonsonete: "plural" no hace más que mostrar que sólo han leído algunos brochures y memorias anuales. Nada más dejan entrever.

Don Bernardo armó Canal N, gran mérito, pero de ahí a decir "BBC" u otra; hay una gran diferencia de concepción.

Un buen ejemplo (me parece), ya que que se mantiene a flote desde que conozco algo de Teledifusión es la NHK japonesa.

Pero "los empresarios culturales" son más "demodé" (si cabe el término... y la tela)

Atte. José Carlos Maguiña.
www.therevolutionbrain.com