martes, 29 de diciembre de 2009

Expectativas para el 2010

No, no son pronósticos, en primer lugar porque nunca salen bien, y en segundo lugar porque no me interesa ser "pronosticador" o "futurólogo". Son más bien cosas que me gustarían que ocurran. La división es arbitraria.

Tecnología

Puede ser el año de la tableta, si Apple lanza algo tan innovador en ese campo como lo fue en los móviles el iPhone. El predominio de lo móvil seguirá haciendo las cosas muy interesantes: incluso en el mercado peruano, donde los tres operadores de servicios móviles tienen ofertas de conectividad a la Internet. Junto con la popularidad de las computadoras portátiles, incluidas las netbooks, la mobility, el uso constante de tecnología como extensión de la vida cotidiana, seguirá creciendo.

Nos falta saber qué realmente hacen los peruanos con sus computadoras. Los estudios disponibles tienden a ser bastante esquemáticos y preliminares, y no nos dicen lo más importantes, las dimensiones más analíticas de la utilización de la Internet.

¿Tendrá impacto la Internet en la política electoral peruana? No lo creo, fundamentalmente por la falta de conexión que existe entre el uso cotidiano y la participación en la esfera pública por parte de los ciudadanos. El ejemplo de Irán o el relativamente lejano de Obama el 2008 son esos, ejemplos de realidades muy distintas a la nuestra.

Casi una predicción: habrá quien hable de la aparición del consumidor 2.0, o del ciudadano 2.0, o incluso de la sociedad 2.0; también habrán artículos sobre la muerte de los blogs. Alguna novedad de Google impresionará aunque probablemente no tenga tanto impacto, como ha pasado con la Wave, que impresiona pero no convence. Y estoy casi seguro que algún nuevo servicio tomará el lugar de Twitter en la imaginación colectiva geek.

Política Digital

No hay resolución a la vista de la controversia de Google Books, gracias a las acciones de varios países europeos. Lo que sí puede terminar de cuajar es el Acuerdo Comercial Contra la Falsificación, el ACTA, que es potencialmente un gran problema en todas partes. La lucha contra las leyes three strikes como la HADOPI en Francia seguirá en pie.

Las ciberguerras y el cibercrimen seguirán siendo tema de conversación, pero su naturaleza encubierta y su impacto relativo en la escala de un país grande (casos como Estonia son muy particulares) harán que las tratemos casi como ruido de fondo. Pero en realidad la cosa no es despreciable, y un ataque a la ciberinfraestructura de un país como el Perú puede hacer más daño, de maneras mucho menos notorias, que la difusión de los planes de la Fuerza Aérea: esto último solo es relevante en un conflicto abierto, el cuál es poco probable; lo primero en cambio puede afectar a las partes más dinámicas de la economía y hacer un inmenso perjuicio que además no sería evidente de inmediato.

Política Peruana

¿Mucho pedir que conversemos de temas importantes? Los actores políticos suelen ser tan pobres articuladores del interés público que dificilmente podamos recibir nada interesante de ellos, pero se puede esperar algo de la sociedad civil, es decir de nosotros. De hecho, y gracias a los aportes de más cuarenta personas en una Ola de Google Wave, en la primera semana de enero se lanzará una propuesta preliminar de agenda de discusión de Derechos Digitales para la sociedad peruana. Ya habrá oportunidad de comentarla y debatirla en el blog sobre el tema, al que desde ya están todos bienvenidos.

También, para seguir con el ámbito de este blog, sería saludable discutir una propuesta para la radiodifusión, en el espíritu de lo que se ha hecho en Argentina, por ejemplo. Una discusión decente sobre política educacional, en especial sobre educación superior, sería indispensable; también es importante rescatar a OLPC: más allá de las falsas novedades sobre nuevos modelos de computadoras, es urgente que en el último año efectivo de Alan II, se encuentre la manera de blindar lo avanzado, tanto mediante acciones de política para garantizar la continuidad más allá de la inevitable salida del actual ministro y su equipo, como a través de una discusión seria sobre lo que se ha avanzado realmente. Ojalá.

La próxima semana saldrá otro post dedicado a las ilusiones... lo que me gustaría que ocurriera. Mientras tanto, solo desear a los lectores de este blog que la llegada del 2010 los coja divirtiéndose de lo lindo y alistándose para hacer lo mejor para que todos vivamos mejor... para lo cual les dejo el mensaje más apropiado, a sugerencia de una lectora muy lúcida.

2 comentarios:

Roberto dijo...

hola eduardo, en desacuerdo con un punto en particular: este año ya se habló sobre la muerte de los blogs. ya para qué seguir hablando de muertos el próximo.

feliz año!

Eduardo Villanueva dijo...

Hola Roberto

Por eso digo: alguien lo hará. Y será tan irrelevante como el 2007, el 2008 y el 2009, y probablemente como el 2011 y el 2012.

Feliz año también